26 Zenbakia 1999-03-19 / 1999-03-26

Gaiak

Los medios de comunicación en euskara. ¿Normales?

ARREGI, Joseba

Los medios de comunicación en euskara. ¿Normales? Los medios de comunicación en euskara. ¿Normales? * Traducción al español del original en euskera Joseba Arregi Entre aquéllos que han trabajado en la actividad cultural vasca, el convencimiento de que el futuro del euskara está íntimamente ligado a los medios de comunicación en euskara es muy antiguo. Ofrecer medios de comunicación en euskara era y es necesario e inevitable, si es que deseamos que el euskara tenga futuro. La clave del futuro del euskara radica en los medios de comunicación en la misma medida que en la educación. Por eso mismo concedió el Gobierno Vasco tanta importancia a la creación de ETB y de Euskadi Irratia. El hecho de disponer de medios de comunicación audiovisuales o verbales alrededor de Euskadi era normal; no suscitaba ninguna sospecha. Pero no sucedía lo mismo en los medios de comunicación escritos. La costumbre de que los medios de comunicación audiovisuales fueran públicos no dejaba lugar al debate entre lo público y privado. Pero a medida que la necesidad de la prensa escrita diaria aumentaba, esa controversia cobraba una enorme intensidad. Los medios de comunicación audiovisuales siguen siendo públicos. Lo diario tiene una gestión privada, pero sólo puede sobrevivir gracias a la ayuda pública. Estoy seguro de que esta situación nos causará más de un quebradero de cabeza en el futuro, porque el ambiente que se está formando a nuestro alrededor poco tiene que ver con aquél del que en su día partió el Gobierno Vasco. Sin embargo, al observar los medios de comunicación en euskara que yo conozco, hay un detalle en el que debemos detenernos: la tendencia que estos medios de comunicación, de un modo u otro, por una causa u otra, tienen de posicionarse en un extremo. Los principales medios de comunicación escritos, en el extremo izquierdo. ETB, no obstante, en lo que se refiere a la programación, y forzando un tanto la realidad para enfatizar lo que trato de decir, en el extremo del deporte,del folclore y de la carcajada. Ya sé que debería concretar, matizar y analizar lo expresado más detenidamente. Pero voy a dejarlo tal como está, porque el punto que me interesa examinar es otro. El medio de comunicación en euskara, al igual que toda la actividad cultural vasca, tiene una finalidad: normalizar el euskara y su uso social. Hoy día, y en una sociedad que desea ser bilingüe, no resulta nada fácil definir en qué se basa la normalidad. Aun y todo, se mencionan, mencionamos, sin cesar como objetivos la normalización y el uso del euskara en una sociedad normalizada. Y tomamos las decisiones que tomamos, decidimos los programas que decidimos, creamos los instrumentos necesarios, como los medios de comunicación, con el propósito de llegar a tal situación normal. Eso sí, siendo conscientes de que lo que hacemos no es siempre, desde luego que no, completamente normal; las medidas que adoptamos son especiales y las decisiones que tomamos extraordinarias. Y es cierto que no se puede dejar una lengua que se encuentra en una situación de minoría sin defensa alguna, sin ayuda, en medio de una competencia sin realizar esfuerzos especiales. No voy a comenzar, pues, a cuestionar las extraordinarias ayudas especiales. Pero teniendo en cuenta el futuro del euskara y su normalidad, me parece necesario lanzar una interrogante. ¿No deberíamos de vez en cuando salir del refugio y hacer la prueba de la normalidad para ver si vamos por el buen camino, para que la anormalidad de la extraordinariedad esté cada vez menos asegurada para el euskara, para que la finalidad de la normalidad no se encuentre cada vez más lejos, para que el euskara no se nos quede en un extremo cual los medios de comunicación, quieto, ahogado? Aquellas personas que son siempre tratadas como enfermas suelen tener la tendencia de verse a sí mismos sólo como enfermos. El euskara y los medios de comunicación en euskara necesitarán la protección que se les debe, pero también probar la fuerza de la realidad competitiva,si no queremos que su carácter sea eternamente el de enfermo. Joseba Arregi, parlamentario de EAJ PNV