599 Zenbakia 2011-11-04 / 2011-11-11

Gaiak

Jotzen: Txalapartas

AGUIRRE SORONDO, Antxon

Presentación

La txalaparta es un idiófono, un elemento musical de percusión.

La txalaparta se compone de una serie de tablas (generalmente de dos a cuatro) colocadas horizontalmente sobre unos elementos aislantes (antaño cestos sobre restos de las barbas del maíz, hoy gomas), que al ser golpeadas con palos dan una serie de sonidos, generalmente sincopados. Su semejanza con otros elementos de percusión es evidente.

De este elemento nos ocupamos en le revista EUSKONEWS n.º 152, en febrero del 2002 y en el n.º 241 de febrero del 2004. Ficha del artesano

JOTZEN Iker Diez Iturralde C/ Orue, 7 ZEANURI / BIZKAIA Web: www.jotzenperkusioak.com

Iker nace en Bergara (Gipuzkoa), el 6 de junio de 1970.

Con 4 años pasó a vivir a Galdakao (Bizkaia), en donde Iker estudia en el instituto, automatismos en F.P y Artes Gráficas.

Por su afición a la música en 1990 organiza un taller para aprender txalaparta con Josu Goiri como profesor, donde tras el aprendizaje forma parte del grupo Kontraplas.

En 1992 junto a Dabid Otaegi forma en grupo de txalaparta Etzak Etsi!! con el que tocan tanto en Euskal Herria como por el Estado y Europa. Colaboran en varios proyectos y grabaciones.

Desde 2002 se dedica a la fabricación de txalapartas y en 2007 monta la empresa artesanal JOTZEN junto a Aitziber Etxebarria, dedicándose a la fabricación de elementos de percusión, a la vez que dan talleres, charlas y conciertos en las poblaciones que les llama.

En el taller se trabaja el torno, aserrado, lijado, fresado, demás, así del Curvado a mano de la madera para la elaboración de panderetas. También se pirograban por encargo los instrumentos. Todo el trabajo se realiza artesanalmente.

Iker da clases de txalaparta en la Escuela de Música de Arratia y en la de Amorebieta.

Han tomado parte en diferentes ferias de luthiers: Portugaleteko Folk Azoka (2008-2009-2010-2011), Pirenostrum Feria Pirenaica de Luthiers (Boltaña) (2008-2010), Feria de Luthiers en el Musikaldia de Zornotza (2006-2007-2008) y en Txalaparta Festa como en Hernani, Algorta y Alboka Eguna, así como en diversas ferias organizadas por Bizkaiko Dantzari Elkartea y Euskal Herriko Dantzari Elkartea.

Fueron invitados a la feria de Artesanía de Durango en 2008. Tipos de productos

Fabrican txalapartas, panderetas, cajones flamencos, cañas, kalinbas, xaramelas, claves, makil-dantzak, palas de percusión, incluso acaban de fabricar para el investigador Antxon Aguirre un bilo (elemento de percusión en madera utilizado en la liturgia ortodoxa rusa).

Txalapartas. Del tamaño y tipo que desee el cliente. Pueden ser de 1,2 o 4 maderas. También fabrican txalapartas de piedra (pizarra).

Son tablones de madera (olak). Normalmente pueden ser de 3 tamaños. Las anchuras todas suelen tener entre 13 y 14 cm y el espesor de 6 a 8 cm. Lo que varían son las larguras. Las grandes de 1,9 m, las medianas de 1,5 m y las pequeñas de 1,3 m.

También ofertan txalapartas afinadas de una octava entera. Suelen ser de 8 tablas (sol-sol) a las que se les puede añadir las alteraciones.

La afinación es la deseada por el cliente. Unos prefieren que los timbres sean iguales, por lo que usarán las mismas maderas para todas las tablas, y otros que tengan distintos timbres, lo que en este caso se hacen con distintas especies de madera. La anchura hace cambiar el timbre pero no la afinación.

Si se buscan sonidos graves se hacen con maderas autóctonas, y si se desea con timbres muy agudas incluso a veces hay que recurrir a maderas tropicales, aunque ello no suele ser del gusto de estos artesanos, que prefieren trabajan con maderas de nuestra zona: fresno, haya, roble, encina, cerezo, aliso, etc. Téngase en cuenta que cada madera da un sonido propio. Luego hay que ajustar usando un afinador electrónico.

Una vez cortada la madera se mantiene secándose durante 4 años. Para que una tabla suene correctamente tiene que estar totalmente seca. Hoy la madera se seca en “secaderos industriales”, pero para lograr una mejor sonoridad es mejor que se seque de forma natural ya que ello hace que estabilice mejor su interior.

Para soporte de los tablones usan dos caballetes en madera de haya, con dos gomas espumas en su parte superior, sobre las que apoyan dichas maderas, que hacen la función de aislantes y posibilitan que las tablas suenen.

Se golpean con 2 o 4 palos (makila) que ellos hacen de haya, falso arce o fresno, que son fáciles de tornear.

Dicen los txalapartaris que el sonido de la txalaparta puede llegar a oírse en un radio de 5 km.

También hacen otros elementos de música por percusión, como los cajones flamencos, tarrañuelas, cañas, panderetas, etc. Precios

El precio de una txalaparta de tamaño medio con caballetes, aislantes, con dos pares de makilas y dos tablones afinados suele ser de unos 200 ¤, pudiendo variar algo según la clase de madera.