200 Zenbakia 2003-02-14 / 2003-02-21

Gaiak

Internet: Un caso de globalización cultural, de pluralismo cultural, de fragmentación y de convergencia cultural

URSUA LEZAUN, Nicanor

Internet: Un caso de globalización cultural, de pluralismo cultural, de fragmentación y de convergencia cultural Internet: Un caso de globalización cultural, de pluralismo cultural, de fragmentación y de convergencia cultural Nicanor Ursua Lezaun Internet se ha creado y ha evolucionado a partir de un determinado contexto cultural, configurado por diseñadores y usuarios que eran, a su vez, científicos e ingenieros y que comulgaban con el credo científico tecnológico, social y educativo, según el cual no debían existir límites a la exploración y la experimentación, fusionándose además con el aspecto político antiautoritario de las comunidades de "hackers" que emergieron en el contexto del desarrollo del software de fuente abierta y las comunidades contraculturales. (El "hacker" es la persona que goza alcanzando un conocimiento profundo sobre el funcionamiento interno de un sistema, de un ordenador o de una red de ordenadores. Cuando se utiliza en sentido peyorativo sería mejor utilizar el término "cracker". Ver, M. Castells, 2003, 17, nota. Sobre la ética del "hacker", se puede leer P. Himanen, 2002. Para fuentes de la cultura "hacker", basadas en esta obra, consultar: http://). Esto dio lugar a una nueva forma de sociedad, lo que M. Castells, 2003, 17, ha denominado la "Sociedad red". (Sobre este concepto, ver M. Castells, 22000). Internet es un potente medio de comunicación que permite, por primera vez, la comunicación de muchos con muchos en tiempo escogido y a escala global. Hemos entrado, como lo ha denominado M. Castells, 2003, 17, en la "Galaxia Internet". (Sobre la creación histórica y cultural de Internet, que proporciona las claves para comprender qué es Internet, consultar M. Castells, 2003, 25 89, con algunos enlaces electrónicos interesantes. Internet nació, según M. Castells, 2003, 34, en la "insólita encrucijada entre la gran ciencia, la investigación militar y la cultura libertaria"). Como afirma R. Werle, 2002, 243 259, en su análisis sobre "Internety cultura: La dinámica de la interdependencia", no se observa en Internet una "mega tendencia uniforme", sino más bien una globalización cultural, un pluralismo cultural, una fragmentación y una convergencia cultural, tal como indica el título de esta breve exposición. Hasta ahora, las investigaciones sobre esta "red de redes" se habían centrado, sobre todo, en su evolución y desarrollo, o bien en su capacidad para facilitar nuevas transacciones e interacciones sociales, políticas o económicas, ya sea como e comercio, e sociedad, e aprendizaje, e gobernanza, etc., de manera bastante instrumental, M. Castells, 2003, 157, nos dice que los usos de Internet son fundamentalmente instrumentales y están estrechamente relacionados con el trabajo, la familia y la vida cotidiana , enfatizando más sus potencialidades que sus repercusiones en la sociedad. (Ver R. Werle, 2002, 243; M. Castells, 2003, 18 19, en general, todo el libro; P. Di Maggio et alii, 2001. Para más publicaciones sobre el impacto social de Internet, ver Max Planck Institut für Gesellschaftsforschung: http://fg koeln.mpg.de/internet/internet Projekt publications.html). Hay que tener en cuenta que Internet como red de comunicación global no afecta sólo a un tipo de sociedad única y coherente, pues su poder atraviesa distancias, barreras geográficas, barreras políticas y zonas horarias. Hoy, las principales actividades económicas, sociales, políticas y culturales de todo el mundo se están estructurando en torno a Internet. Como tecnología y tecnología de la comunicación, Internet configura la acción social y la cultura, definida ésta como un conjunto de valores, creencias, normas sociales colectivas que conforman el comportamiento, y, a su vez, ésta, la cultura configura la tecnología. De esta interacción surge un "nuevo modelo socio técnico". Internet es, ante todo, una creación cultural. (M. Castells, 2003, 20, 54, 56). La cultura diferencia y une a personas, guía la percepción y la acción. No cabe duda, comoafirma L. Lessig, 2001, 167, que la acción social también está configurada por el mercado, la ley, las normas y los factores culturales y tecnológicos ( en el caso de Internet, la arquitectura del sistema y su código, a saber, el software). La arquitectura y el software constituyen el entorno construido de la vida social que determina, como afirma L. Lessig, lo que las personas pueden y no pueden hacer. "La leyes, las normas, el mercado y la arquitectura interactúan para construir el entorno que los "Ciudadanos de la Red" (Netizens) conocen. El autor del código es el "arquitecto" de ese entorno" (L. Lessig. 2001, 170). La arquitectura está configurada, entre otros factores, por valores culturales e incorpora esos valores. Las oportunidades y el constreñimiento de la arquitectura también configuran los valores culturales. Así, la cultura configura la tecnología y ésta configura la cultura de manera interactiva, aunque la cultura y la tecnología no interactúan directamente, sino a través de la mediación de los agentes sociales. La correspondencia entre Internet y cultura se puede reflejar en la siguiente tabla tomada de R. Werle, 2002, 248: Elementos de la arquitectura técnica Correspondencia con los valores culturales Estructuras de red descentralizadas Individualismo, libertad, auto responsabilidad Coordinación central mínima Desconfianza ante la burocracia y la jerarquía Autonomía técnica de redes, integración Respeto por la de soft autonomía y la heterogeneidad Software de fuente abierta, software de Creatividad, dominio público: cooperación, http:// participación http://activa Gran variedad de opciones técnicas Innovación M. Castells, 2003, 16, nos dice que la introducción de "tecnologías de información y comunicación de base informática, y en especial de Internet, permite que las redes desplieguen su flexibilidad y adaptabilidad". De ello se deriva una combinación sin precedentesde: Flexibilidad y eficacia en la realización de tareas. Ejecución descentralizada. Expresión individualizada. Comunicación global y horizontal, abierta y libre. Todo esto permite, según M. Castells, "el desarrollo de una forma organizativa superior de la actividad humana". El carácter abierto de la arquitectura de Internet constituyó su principal fuerza. Su desarrollo auto evolutivo permitió, según M. Castells, 2003, 47, que los usuarios se convirtieran en productores de tecnología y en configuradores de la red. El vínculo clave lo constituye, en opinión de M. Castells, 2003, 59, el carácter abierto y modificable del software de Internet y, especialmente, del código fuente del software. La distribución libre de los códigos fuente permite a cualquier persona modificar el código y desarrollar nuevos programas y aplicaciones. Muchas reglas y normas USENET dieron lugar a un código informal de conducta para usuarios de Internet denominado "Netiquette". Ésta incluye reglas como: "nunca obstaculices el flujo de información" y "cada usuario tiene el derecho de decir e ignorar algo". (Ver: http://Estas reglas se pueden considerar como extensiones naturales de los valores fundamentales de la sociedad americana: libertad de expresión y libertad de flujo de la información. ¿Se podría afirmar, por tanto, que estamos evolucionando hacia un Internet global, hacia una cultura global que podría amenazar la diversidad cultural local tendente hacia un mundo "mono cultural?. Como Internet se ha desarrollado en una red global parece que tiende también hacia una globalización cultural. Dentro de esta cultura los valores serán globales en la medida en que Internet es global y son compartidos por la mayoría de los usuarios. La cultura globalizada de Internet es la cultura del ciberespacio, que permite, como afirma L. Lessig, 2001, libertad sin anarquía, control sin gobierno, consenso sin poder. A pesar de que últimamente han entrado en la red todo tipo de firmas comerciales ("e business"y la nueva economía, en M. Castells, 2003, 80 86, 91 153; D. Tapscott/D. Ticoll/A. Lowy, 2001), todas estas incursiones y cambios del carácter del ciberespacio no han eliminado los rasgos fundamentales de Internet: Descentralización. Implicación de los usuarios. Apertura y autogobierno. Todos los elementos de la cultura del ciberespacio. (Ver tabla expuesta). Estos valores culturales (ver, M. Castells, 2003, 55 89 con los interesantes enlaces que ofrece) son compartidos y desarrollados por los "Internet Pioneers" y muchos técnicos del "Internet Engineering Task Force" (IETF) (Grupo de Ingenieros de Internet, centrado en el desarrollo de protocolos y otras cuestiones técnicas) que desarrollan estándares técnicos y guías para la evolución técnica de Internet. IETF desarrolló un memorando que incluía la "Guía Netiquette" para ayudar a los nuevos usuarios a familiarizarse con la cultura de Internet, junto con un conjunto de conductas recomendables. Esta Guías nos indican, a su vez, lo difícil que es mantener con vida la cultura del ciberespacio y convencer a la mayoría de los usuarios de Internet para que compartan esta cultura. (R. Werle, 2002, 251 252). La IETF ha publicado también una "Guía de conducta" (ver http://Para R. Werle, 2002, 252 parece muy poco probable, a pesar de todo, que la globalización del ciberespacio se constituya en una tendencia mono cultural dominante. La cultura de Internet, afirma M. Castells, 2003, 87, es una cultura construida sobre cuatro estratos: 1) La "creencia tecnocrática" en el progreso humano a través de la excelencia científica y tecnológica que surge de la gran ciencia y el mundo académico ("cultura tecnomeritocrática"). (http:// 2) practicada por las comunidades de "hackers" que prosperan en un entorno de creatividad tecnológica libre y abierto, cooperativo, recíproco e informal. (http:// 3) asentada en "redes virtuales", dedicadas a "reinventar" la sociedad ("comunas on line"que reinventaron la sociedad, (ver, por ejemplo,http://nettime, red de culturas alternativas de Internet con sede en Amsterdam; sobre redes ciudadanas http://home.inreach.com.cisler; vivante.org), que expandieron la conexión informática. (Ver: ¿comunidades virtuales o sociedad red?, en M. Castells, 2003, 155 178; R. Rheingold, 1996 ), 4) materializada por "emprendedores capitalistas" en el quehacer de la nueva economía, cuya cultura es, por encima de todo, una cultura del dinero y una cultura del trabajo. Venden futuro pues están convencidos que lo van a hacer ellos con su "know how" tecnológico. La noción de convergencia cultural se refiere a un fenómeno cultural del "mundo real" y no a la cultura del ciberespacio. Sugiere que Internet promueve una cultura del "mundo real" específica en la que otras culturas convergen. La convergencia cultural en Internet suele estar asociada a la reducción de la diversidad local y a la emergencia de una mono cultura global. Como la arquitectura y el software de Internet reflejan el idioma, los valores e intereses de Estados Unidos de América, que es donde se origina y desarrolla en gran medida, se cree que otras culturas sufrirán desventajas, o serán desplazadas de la red, pues la red, así se afirma, ejerce una gran influencia no sólo en el idioma utilizado en los negocios y en el discurso, sino también en la misma vida comunitaria, en el estilo de vida, en la educación y el entretenimiento, sin olvidar que el idioma inglés ya es el idioma de los negocios y de la Academia. Aunque Internet se está desarrollando más rápidamente entre los hablantes no ingleses, todavía hoy el 70 % de todo el contenido de la red está en inglés. Las empresas americanas desarrollan el 80 % de los paquetes de software con alfabeto latino. El idioma utilizado en los sitios Web refleja claramente la medida de la extensión del dominio en cuestión. El idioma inglés aparece como el idioma universal y el más efectivo si uno se quiere comunicar, aunque no se tenga la misma facilidad que en el propio idioma.En este sentido, se puede decir que Internet reflejará esa "única cultura". La red con su eficiencia y ubicuidad empieza a dominar la vida social e intelectual de una nación o comunidad y, en este sentido, parece inevitable la convergencia hacia la cultura americana. (R. Werle, 2002, 252 253). Cabe preguntarse, sin embargo, si esta convergencia será la "mega tendencia", o si Internet representará esa tecnología lo suficientemente flexible para ser reconstruida y modificada de tal manera que pueda servir a los valores de las sociedades de los hablantes no ingleses y si las "culturas minoritarias" serán lo suficientemente estables para resistir esa hegemonía tan fuerte, pues ya hemos dicho con M. Castells, 2003, 47, 59, que el carácter abierto de la arquitectura constituyó su principal fuerza y que el vínculo clave lo constituyó el carácter abierto y modificable del software de Internet. (Ver también R. Werle, 2002, 254). No cabe duda que el cambio cultural es un cambio evolucionista que, a menudo, no es intencionado y generalmente no se puede imponer políticamente. Aunque la cultura americana es la dominante, los usuarios de Internet se pueden exponer también en sus usos a otras culturas muy diferentes. Esta exposición es un elemento inherente del gran abanico de intercambio de actividades e informaciones que tienen lugar en Internet. Hasta se puede afirmar que las "culturas extranjeras" son más experimentadas que observadas. Uno no necesita aceptar, como afirma R. Werle, 2002, 254, estos nuevos valores o perspectivas enteramente, pero por el hecho de que nos parezcan poco familiares o "extrañas", crean, por eso mismo, en nosotros la conciencia de nuestro propio encaje cultural. Esta conciencia puede reflejar y producir los valores culturales locales en vez de sustituirlos. El espacio para nuevos contenidos culturalmente localizados es virtualmente ilimitado. Todo esto puede, a su vez, poner en funcionamiento la pluralidad cultural. El uso de Internet puede ayudar apreservar y transmitir el idioma y la cultura de las personas que emigran y se pueden desarrollar zonas lingüísticas. (Ver al respecto: http:// Como la "localidad" ha perdido significado como aglutinamiento cultural, muchas minorías culturales esparcidas territorialmente han alcanzado una masa crítica como miembros de interacción y transacción vía Internet que ayuda a establecer una identidad cultural. (Ver, M. Markus, 1987; R. Werle, 2002, 254). Los desarrollos tecnológicos favorecen estas formas de diferenciación cultural. Las culturas minoritarias se pueden también proteger a sí mismas contra la cultura hegemónica estableciendo "intranets" protegidas por "firewalls" electrónicos. La tecnología de filtros como la "Platform for Internet Content Selection" (PICS) (Plataforma para la selección de contenido en Internet), desarrollada por el "World Wide Web Consortium", creado en 1994, que provee un tipo de infraestructura de etiquetado de contenido para Internet (meta datos, códigos, privacidad), que posibilita que el usuario elija contenidos de manera selectiva. La PICS confía en el etiquetado y valoración de contenidos de los "Internet Content Providers" (Proveedores de contenido de Internet), terceras partes como las Agencias Gubernamentales, o directamente de los informes elaborados por los usuarios. (Ver: http://y http://). La PICS provee una solución basada en la tecnología para un problema inducido tecnológicamente. Esta situación es, en opinión de R. Werle, 2002, 256, compatible con la cultura norteamericana de preferir la autorregulación a la regulación gubernamental y es también compatible con la cultura de Internet, ya expuesta, y su fuerte dependencia de la autodeterminación del individuo que tiene el suficiente conocimiento experto para protegerse a sí mismo del contenido dañino de la red. Como las tecnologías de filtrado generalmente no eliminan el contenido de Internet, sino que sólo controlan el acceso a o la difusión del contenido, en principio, son compatiblescon el pluralismo. La tecnología, en este caso, aparece neutral con respecto a los desarrollos culturales. (Sobre el control en Internet, ver: G. Graham, 2001, 109 130). Se puede afirmar, por último, con R. Werle, 2002, 257, que aunque los efectos de Internet son múltiples, una "mega tendencia al unitarismo" no prevalecerá y que se observa en la red una globalización cultural, un pluralismo cultural, una fragmentación y una convergencia cultural. Bibliografía CASTELLS, M. (2003). La galaxia Internet. Reflexiones sobre Internet, Empresa y Sociedad. Random House Mondadori. Debolsillo. Barcelona. CASTELLS, M. (22000): La sociedad red. Alianza. Madrid. DI MAGGIO, P. y otros: "The Internet's effects on society", en Annuals Review of Sociology, 2001. GRAHAM, G. (2001): Internet. Una indagación filosófica. Frónesis Cátedra. Madrid. HIMANEN, P. (2002): La ética del hacker y el espíritu de la era de la información. Destino. Barcelona. LESSIG, L. (2001): El código y otras leyes del ciberespacio. Taurus digital. Madrid. MARKUS, M. L. (1987): "Toward a Critical Mass Theory of Interactive Media", en Communication Research, 14, Nº 5, 491 511. RHEINGOLD, H. (1996): La comunidad virtual: una sociedad sin fronteras. Gedisa. Barcelona. TAPSCOTT, D. /TICOLL, D. /LOWY, A. (2001): Capital digital. El poder de las redes de negocios. Taurus digital. Madrid. WERLE. R. (2002):"Internet and Culture: The Dynamics of Interdependence", en BANSE, G. /GRUNWALD, A. /RADER, M. (Eds.): Innovations for an e Society. Challenges for Technology Assessment. Ed. Sigma Berlin, pp.243 259. Nicanor Ursua Lezaun, Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea Fotografías: http:// http:// http://security.de/ http:// Euskonews & Media 200. zbk (2003 / 02 / 21 28) Euskomedia: Euskal Kultur Informazio Zerbitzua Eusko Ikaskuntzaren Web Orria