91 Zenbakia 2000-09-15 / 2000-09-22

Elkarrizketa

Juan Ignacio Vidarte: "Los museos están viviendo un proceso importante de transformación"

EZKERRA, Estibalitz

Elkarrizketa: Juan Ignacio Vidarte Juan Ignacio Vidarte, Director del museo Guggenheim Bilbao "Los museos están viviendo un proceso importante de transformación" * Traducción al español del original en euskera Estibalitz Ezkerra Desde el inicio de las negociaciones para crear en Bilbao un museo en colaboración con la Fundación Guggenheim de Nueva York, Juan Ignacio Vidarte estuvo en contacto con el proyecto. Licenciado en económicas por la Universidad de Deusto y con estudios de post grado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), abandonó su puesto de director de política fiscal y financiera de la Diputación de Bizkaia para ponerse al frente del museo Guggenheim Bilbao. ¿Dirigir un museo como el Guggenheim Bilbao es una tarea dura? Es un trabajo con cierto nivel de complicación y sobre todo requiere de bastante dedicación. Pero hay tareas mucho más duras que ésta. De ser un proyecto dentro del plan de revitalización de Bilbao, el Guggenheim ha pasado a ser santo y seña de la ciudad. Tres años después de su apertura, ¿qué valoración hace? La valoración que hago es positiva. El efecto que se ha venido a llamar "fenómeno Guggenheim" no es más que el cumplimiento por parte del museo de muchos de los objetivos para los que fue creado. Cuando se habla del "efecto Guggenheim" fundamentalmente se hace referencia a los efectos económicos. Que el museo esté consiguiendo generar un impacto en la economía de toda Euskadi, incluso por encima de lo que se hubiera previsto inicialmente, es algo que me agrada. Cuando se concebió, la gente dudaba de que un museo pudiera tener algún tipo de repercusión económica, y sin embargo en su funcionamiento lo está demostrando. A finales de este año el museo habrá generado un impacto económico en torno a los 100.000 millones de pesetas, que es entre seis o siete veces lo que costó su construcción. Como consecuencia de esa actividad económica, las Haciendas Forales van a recaudar apróximadamente unos 15.000 millones de pesetas porlo cual, las instituciones públicas que financiaron este proyecto en tres años habrán visto que recuperan su inversión, cosa muy extraña tanto en inversiones públicas como privadas. En mi opinión este efecto es una parte de todo el conjunto del impacto que el museo está generando. Es una parte importante, pero al fin y al cabo sólo una parte. Porque el hecho de que el museo esté sirviendo como un elemento de proyección de imagen del país en el exterior, es un objetivo que tenía el museo y creo que se está cumpliendo también con creces. Pero que el museo esté actuando como elemento de dinamización de ese proceso de regeneración que se está produciendo en Bilbao ( y en concreto en toda esta zona de la margen izquierda de la ciudad ) también es un punto a tener en cuenta, además de los que lógicamente una institución cultural genera en cuanto se pone en funcionamiento: aumentar la oferta cultural que un país pone a disposición de sus ciudadanos y de todos los ciudadanos del mundo que quieran venir a disfrutar de ello. ¿Qué busca el visitante que acude al museo Guggenheim Bilbao? Las previsiones que se hicieron cuando el museo se creó eran estar en torno al medio millón de visitantes anuales. En estos tres años la media anual está siendo por encima del millón. ¿Qué viene a ver al museo la gente? Yo creo que lo que va a ver en un museo en cualquier parte del mundo. Va a ser testigo y a disfrutar de una experiencia conjunta de comprobar y sentir lo que se está haciendo en el mundo de las artes plásticas, que es a lo que este museo se dedica tanto en lo más contemporáneo como lo más tradicional dentro de lo que es la temporalidad de este siglo. Sobre todo viene a tener una experiencia cultural. La cultura es una parte cada vez más importante dentro de las actividades de ocio de la gente, y por eso los museos tienen un papel importante que jugar en esa fase. Lo que el museo intenta ofrecer a los visitantes que vienen a nuestras puertas son unas experiencias que sean interesantes,tanto con las exposiciones temporales que se organizan como las sucesivas presentaciones de nuestra colección permanente. Una de las batallas constantes en el ámbito museístico es el de captar visitantes. ¿Qué soluciones se buscan al respecto? Sobre todo estos últimos años, los museos en general están viviendo un proceso importante de transformación, incluso de cuestionamiento de su propia identidad. Principalmente en Europa, en un momento determinado los museos han tenido el problema de falta de capacidad de generar atracción para la gente. Eso ha llevado a que algunos de ellos se cuestionen si realmente están haciendo las cosas de una manera adecuada. Porque al final la gente acude allí donde se le presentan ofertas atractivas, y los museos en ese sentido "compiten" con entidades u otras actividades con las que la gente puede pasar el ocio: el cine, espectáculos, deporte... Lo que no era pensable era que los museos haciendo las cosas de una manera tradicional tal y como se venía haciendo en los últimos 100 años, siguieran teniendo la capacidad de atraer visitantes nuevos. Por eso los museos se han tenido y se tienen que adaptar a esta nueva situación, a una situación en la cual por un lado hay un interés cultural probablemente mayor que antes, pero también hay un nivel de exigencia por parte de los visitantes superior. Porque ahora están requeridos por estímulos muy diversos: existe la televisión, el cine, la cultura audiovisual tiene una enorme extensión, y eso hace que la gente tenga unos niveles de sofisticación y de sensibilidad mayores a la hora de captar y catalogar lo que es bueno y lo que es malo. En ese sentido yo creo que los museos están en un proceso de reorientación para poder captar esa demanda que por otro lado es creciente. Los museos que son capaces de adaptarse a atraerla lograrán unos niveles de visita muy elevados. Algunos artistas opinan que colecciones que pueden ser atractivas para el público no lo son tanto a nivel artístico. ¿La fórmulade unificar el arte con el ocio puede afectar a la concepción del arte? Eso es algo muy opinable. Normalmente la gente sabe mejor que los artistas lo que es importante o no lo es. Los que determinan la importancia de las cosas y también del arte al final es la gente, no los propios artistas. En ese sentido hay una relación muy directa con el mundo de los museos. Hablamos de museos que tienen las mayores y las mejores colecciones, y que presentan las mejores exposiciones y las mayores audiencias, como es por otra parte bastante lógico. En ese sentido no veo ninguna contradicción. Otra cosa es que el hecho de captar visitantes se transforme en el único objetivo del museo, que evidentemente no lo es. Los visitantes son una referencia más, pero en un museo el principal objetivo y su mayor prioridad es ser un instrumento de educación y de acercamiento de la cultura a la gente. Lo que desvirtue esa prioridad será algo que el museo no debe perseguir. Por otra parte, el museo también debe tener en cuenta que los visitantes son importantes, porque el presentar cosas y tener una oferta aparentemente muy interesante y elevada pero que nadie ve, al final no beneficia a nadie. Por tanto, hay que intentar equilibrar ambos factores, pero siempre teniendo en cuenta que la principal prioridad del museo es ser un intrumento de educación y de acercamiento a la cultura a la sociedad. Siguiendo los pasos del Guggenheim Bilbao, Vitoria Gasteiz ha mostrado interés por construir su propio museo contemporáneo. ¿Es síntoma de que el arte interesa cada vez más o simplemente es una moda? Cada proyecto y situación probablemente tendrá una historia diferente y por lo tanto no querría generalizar porque podría incurrir en errores. Pero sí que hay algunos aspectos generales. Es algo real que la cultura en general, y los museos concretamente, tienen cada vez más importancia a la hora de que las ciudades y los países consideren cuales son las inversiones que necesitan para seguir un proceso de desarrollo.La cultura es una variable, que a parte de sus propias virtualidades, tiene también una significación económica. Por eso, cada vez hay más proyectos culturales integrados dentro de estrategias de desarrollo económico más amplios. Pero a veces se incurre en el error de pensar que los proyectos son muy mimetizables, y que ese denominado "efecto Guggenheim" es reproducible en otros sitios, o que lo importante aquí es el nombre o el edificio. Sin embargo, estos proyectos tienen éxito y cumplen su objetivo cuando, por una parte, responden a lo que quieren ser; es decir, que hay una proporción entre los objetivos que se buscan y los recursos que se ponen en la mesa para poder conseguirlos; y luego, cuando hay una proporción entre lo que son los tres aspectos fundamentales del museo: contenido por su colección y su posibilidad de desarrollar exposiciones; su continente por los espacios que se crean para poderlos albergar; y el modelo de gestión museística con el que se dota a cada institución. Cuando esos tres elementos están compensados, y por otro lado hay una proporción entre los recursos y los objetivos, los proyectos tienen más posibilidades de tener éxito, y éste no siempre es el caso. Han firmado un contrato de colaboración con el museo Hermitage de San Petersburgo. Sin embargo parece haber cierta rivalidad en el mundo museístico. Los museos más pequeños se ven perjudicados al no poder competir ante gigantes como el Guggenheim. Estoy totalmente en desacuerdo con esa opinión. La competencia entre los museos no se da como entre los supermercados. Entre los museos si se da una competencia es en otros términos. Desde luego no es por los visitantes. Los museos en general se ayudan, sobre todo cuando hay museos como el nuestro que captan una audiencia donde un porcentaje altísimo proviene de fuera de nuestro territorio. Lo cual quiere decir que esa audiencia que viene a Euskadi para visitar al museo Guggenheim, es una audiencia potencial para otras instituciones que puedanestar cerca. En ese sentido los museos que están cerca y que de alguna manera presentan ofertas atractivas para la gente, se benefician al haber una audiencia potencial mayor que es generada porque hay un museo que ejerce esa función captadora de los demás. Además, cada museo tiene su propia difusión y su propio ámbito. Al museo pequeño no se le pide que tenga medio millón de visitantes, sino los que constituyan sus propios objetivos de funcionamiento. La responsabilidad de adaptar lo que se hace y adecuar lo que se ofrece al público que se quiere captar, es algo que afecta a todos. No sólo a los grandes museos, sino también a los pequeños. En ese sentido, creo que todos los museos tienen esa responsabilidad de intentar adaptar y ofrecer al público potencial una oferta atractiva que haga que esa gente vaya al museo y deje de ir a otras cosas. ¿Los acuerdos de colaboración son casos puntuales? Con el museo Hermitage hay una relación estratégica, porque entre el museo Hermitage y el Guggenheim tanto de Bilbao como de Nueva York hay una complementariedad importante, ya que lo que unos tienen al otro le falta y viceversa. Con otros museos existen diferentes tipos de colaboración. Hay muchos museos con los que se tiene colaboraciones puntuales o estables, pero que se planean fundamentalmente en la relación que tienen para realizar exposiciones conjuntamente. En otro nivel nosotros, por ejemplo, ostentamos la secretaría de la red de museos europeos ARNE, que es una iniciativa del museo Guggenheim Bilbao apoyada por la Unión Europea. Es una red que en este momento consta de unos 40 museos europeos, y tienen una asociación para desarrollar programas conjuntos fundamentalmente dirigidos a sus asociaciones de amigos y a sus profesionales. Los niveles de asociación o de de relación de unos museos con otros varían, en función muchas veces de los objetivos que se buscan. En general creo que entre los museos hay bastante relación. En el País Vasco, nosotros tenemos un acuerdo conel museo de Bellas Artes por el cual hay una entrada conjunta para ambos museos con precio reducido. Es muy posible que en el futuro haya más iniciativas de ese tipo, porque a medida que todos estamos trabajando en una misma esfera, lo lógico es que esas relaciones a veces se plasmen en acuerdos más estables. Los artistas se muestran preocupados ante el efecto de la globalización que tanto afecta al mundo de la cultura. En su día al Guggenheim Bilbao se le criticó la escasa presencia de autores vascos. El museo Guggenheim Bilbao desde el principio dijo lo que quería ser: quería ser un museo definido no tanto por la geografía sino fundamentalmente por la calidad. Es un museo cuya colección y programación está gobernada por ese criterio de calidad. El Guggenheim Bilbao tiene un ámbito de audiencia y de proyección internacional, y por lo tanto, también contempla su propia colección y sus propias exposiciones. En ese sentido creo que estamos siendo fieles a lo que se dijo en su momento. Es decir, éste no es un museo que naciera con la vocación de ser un museo nacional vasco, donde su principal objetivo sea lo que es el arte vasco de este siglo o de la época que fuera. Es evidente que cualquier institución cultural, y desde luego un museo lo es, tiene una relación fluida y de ósmosis con su entorno, por lo que tanto en la colección como en la programación del Guggenheim Bilbao claro que pesa el ser una institución vasca. De hecho, en nuestra colección hay bastantes artistas vascos, tanto en la colección específica del Guggenheim Bilbao como incluso en la propia colección que se desarrolla globalmente. Hay artistas como Chillida, Cristina Iglesias, Txomin Badiola, Juan Luis Moraza... Es decir, hay muchos artistas vascos que pertenecen a la colección del museo. Incluso se han hecho exposiciones de artistas vascos y también harán en el futuro. Para nosotros no es ningún inconveniente el hecho de tener que plantear nuestra actividad y nuestro contenido con esa perspectiva internacional.Lo que pasa es que cuando los artistas vascos se presentan dentro de esa programación, es porque entendemos que desde el punto de vista de su calidad y del desarrollo de su obra encanjan en la filosofía del resto de la colección o del funcionamiento del museo. Desde luego, no los presentamos como una representación de un ghetto, sino lógicamente dentro del conjunto de nuestra programación, que por ser internacional también es vasca. Nosotros no somos un elemento extraño dentro del mundo, somos una parte dentro de ese mundo, muy influida por el resto del mundo y también en nuestra medida somos capaces de influir hacia los demás. Por lo que ante ese miedo a la globalización y ante las críticas, entendiendo cuáles son sus objetivos el museo está cumpliendo en su desarrollo con esas premisas, teniendo ese ámbito internacional de funcionamiento y dando cabida también al arte vasco que se ha ha hecho y que se hace. ¿De cara al futuro cuáles son los objetivos del Guggenheim Bilbao? Tras tres años de funcionamento, creo que estamos entrando en una vía de consolidación. Fundamentalmente nuestro objetivo de futuro es el de consolidar esa estructura y ese funcionamiento de institución muy abierta al mundo pero también muy ligada al país, y que juega un papel importante en ese proceso de transformación que estamos viviendo. Tenemos una plantilla muy joven, y en estos tres años ha ganado una madurez y una experiencia que para nosotros es muy importante, pero ahora tenemos que intentar consolidarla. Hay que tener en cuenta que nuestra estructura es prácticamente similar a la que se planteó cuando el museo iba atender a un número de visitantes inferior. Sin embargo, con algunos retoques el museo ha sabido asumir el papel de ser una institución mayor de lo que inicialmente se había previsto. Pero ahora hay que guiarlo para que en el futuro sigamos manteniendo estas cotas. Fotografías: Estibalitz Ezkerra (Juan Ignacio Vidarte), Guggenheim (página web Bilbao Metropoli 30) Euskonews& Media 91.zbk (2000 / 9 / 15 22) gratuita | Abonnement gratuit | Free subscription Eusko Ikaskuntzaren Web Orria webmaster@euskonews.com http://ikaskuntza.org/cgiBanner/banner.cgi?datos=masters&link=www.eusko ikaskuntza.org/masters/index.htm http://ikaskuntza.org/