483 Zenbakia 2009-04-24 / 2009-05-01

Euskobooks

Reseña. Florencio de Basaldúa. Un vasco argentino

Egilea: Horacio C. Reggini Argitaratzailea: Academia Nacional de Educación. Argentina Orrialde kopurua: 254 ISBN: 978-987-9145-20-3 Ezaugarriak: Para vivir más plenamente tanto el presente como el futuro, hay que conocer con seriedad el pasado; no para imitar lo acontecido, pues las circunstancias han cambiado y el mundo tiene otro contexto, sino para recordar las raíces, comprender y apreciar respetuosamente el legado de las personas e instituciones que fueron activas figuras de ayer, y así construir el hoy con conciencia, claridad y firme identidad. Nuestra Historia es historia principalmente de renombrados protagonistas que han abarcado las páginas de los libros y los nombres de ciudades, calles y monumentos. Mas han quedado bajo su sombra otros que, aunque de menor brillo, también fueron forjadores de nuestra nacionalidad y entretejieron con sabiduría y pasión el pasado. En este libro me refiero a Florencio de Basaldúa, vasco naturalizado argentino, prácticamente desconocido en la actualidad, quien, como otros forasteros, contribuyó al desarrollo de la Argentina. Dada la voluntad de realización de obras diversas y los numerosos círculos en los que actuó, he sentido el vivo deseo de narrar algunos pormenores de su trayectoria y del panorama político cultural de su tiempo. Basaldúa supo conciliar las ideas de la lógica y lo analítico con un quehacer artístico e intuitivo, y tuvo una actitud distinta hacia la razón, haciendo de ella no una diosa venerable, sino un eficaz instrumento. Vivió en el tiempo de construcción de la Argentina y se sumó generosamente a esa tarea rindiendo culto a la inteligencia, al patriotismo y a la virtud. Supo transitar con hidalguía el camino compartido entre su orgulloso origen vasco y una auténtica vocación argentina. Desconoció el temor y también, en verdad, los frenos para atemperar sus creencias. Rehusó una vida de sosiego. Ojalá que de estos diversos párrafos e ilustraciones se puedan desprender graciosamente, como las hojas amarillas del otoño, los valiosos recuerdos y fecundos sacrificios de los hombres y mujeres que forjaron nuestro país hace más de un siglo. Horacio C. Reggini