423 Zenbakia 2008-01-11 / 2008-01-18

Gaiak

Jean Pineau, el gran padre del moderno vino riojano (II/II)

FERNÁNDEZ IBÁÑEZ, Jesús

:: Jean Pineau, el gran padre del moderno vino riojano (I/II) Enseñanzas y aportaciones de Pineau 1. Viticultura

Sobre la plantación Pineau es crítico con los sistemas tradicionales riojanoalaveses: “plantan las viñas a la barra, sin abono en los llecos y en muchos sitos que no han sido nunca cultivados, de este modo de proceder se pasa mucho tiempo sin tener la viña, se tardará de seis a diez años sin producir nada o muy poco... No tienen precaución al plantar de poner estacas, una en cada planta, y atado con una mimbre, para que la cepa se críe en su natural derecha. No poniendo estacas resulta que unas plantas son caídas, cada una va por su lado...Viñas de veinte años se parecen a viñas viejas, buscando piedras para ponerlas debajo los brazos... Las uvas pegando en el suelo, resulta que muchas uvas se pudren, es una pérdida muy grande para el propietario. Generalmente muchas faltas no tienen cuidado de reemplazar las plantas que faltan...”.

Propone el sistema utilizado en Burdeos de plantar a ondonadas de 50 centímetros de profundidad, sacando perfectamente todo lo que se encuentre (grama, piedra, raíces...) y utilizando el estiércol y camadas de buena tierra para su desarrollo. Utiliza estacas individuales para que las cepas se críen en su natural derecha. Esto contribuirá al aumento de la producción y mejora de la calidad del fruto.

1903.- El profesor californiano Alwod visitando las plantaciones del M. de Riscal en Elciego.

En lo referente a la poda dice que “En esta Rioja podan generalmente demasiado corto, luego la mayor parte de los podadores no tienen bastante cuidado, no hacen diferencia de una cepa a la otra; es decir, que podan una cepa delgada como una bien robusta. La poda es un trabajo muy delicado. Otro defecto muy grande es que no cortan bien el sarmiento y retoños para rebajar las cepas. No dejan bien como es debido, no aguzan bastante a menudo las tijeras; así estropean las cepas”. Pineau da mucha importancia a la poda llegando a decir que “consiste en la inteligencia del podador”. Introduce un nuevo sistema de poda dejando un pulgar largo con cuatro o cinco ojos y otro corto para el año siguiente.

Coloca las plantas en líneas para facilitar los trabajos mecanizados con tracción (animal o mecánica). Eleva las plantas del suelo para facilitar la maduración de la uva y utiliza productos para combatir enfermedades: azufres y sulfatos. Comienzan a utilizarse los análisis de las tierras para adecuar cada planta a la composición del suelo.

2. Vinificación

En sus manuscritos, Pineau habla de “sistema de hacer los vinos Medoc, para que se conserven muchos años”. Propone utilizar una máquina llamada trituradora, para quitar el raspón, teniendo cuidado de quitar las uvas podridas y hojas de viña. Da mucha importancia a la fermentación, siendo controlada por sistemas que propone. “El vino es mucho mejor en barricas que en las cubas grandes. En las barricas el vino toma un aroma que en las cubas grandes no tienen nunca aroma y también en barricas el vino se hace más pronto y más fácil de clarificar.”

Habla de tres trasmudas del vino: en marzo, junio y septiembre, recomendando una clarificación antes de pasarlo a botellas, envase novedoso para la comercialización del producto.

Critica la fermentación tradicional en lagos o cubos grandes debido a que se tarda en llenarse siete u ocho días, alargando las fermentaciones y mezclando mostos en distintos grados de fermentación.

Utiliza los toneles de 225 litros (14 cántaras) para el reposo, evolución y envejecimiento del vino, aumentando así su durabilidad y posibilidad de trasladarlo a lugares más lejanos sin alterarse. Traslada el vino a la venta en botellas de vidrio encorchadas, asegurando así la inalteración del vino. 3. Estudios de producción

Pineau es un científico de la vitivinicultura y como tal da importancia al seguimiento y desarrollo de los productos, anotando y estudiando las distintas evoluciones de la producción. Elabora cuadros económicos de las labores y vinificaciones, buscando un mejor rendimiento. Estudio económico de Pineau. Archivo M. de Riscal 4. Tonelería

En el sistema tradicional de rioja alavesa, los maestros cuberos han tenido una importancia vital. Cada bodega debía adaptar sus cubas al tamaño de su espacio, de ahí el refrán “a ojo de buen cubero”. Las cubas tenían distintas capacidades, oscilando desde 50 hasta 300 cántaras. Con Pineau se introduce la utilización de toneles de 14 cántaras o 225 litros para la conservación de los vinos. Es la denominada barrica bordelesa, demostrándose con el tiempo que es la medida ideal para la evolución del vino en su microoxigenación.

Uno de los problemas que se van a suscitar con los nuevos métodos de vinificación es la dotación de estos toneles. En los primeros experimentos bajo la tutela de Diputación se importaron. Con la nueva bodega del Marqués de Riscal, fue necesario el desarrollo de una nueva actividad: el tonelero. Pineau, que conocía el oficio, se lo trasmitió a su hijo Carlos, y junto con algún francés que vino a Elciego (como es el caso de Bachelot), montaron en la bodega del Marqués un taller de tonelería; siendo la primera escuela de toneleros en la zona. Ahí se formaron y nacieron generaciones de famosos toneleros: Justo Murúa, Calaza, Sáenz, Gómez, Pardo, Barritueta... M. de Riscal, taller de tonelería.

Pineau fue una persona austera, parca, espartana en su vivir y muy dedicada a su trabajo. Su estancia en Elciego, metido en sus vinos, sus cepas y sus barricas hacían de él una persona mágica y respetada. Don Guillermo, el Marqués que residía en Burdeos, apunta en su testamento que Pineau “no quería cobrar su asignación como tal administrador por entero, sino solamente la cantidad que iba necesitando para sus gastos, dejando el remanente en poder del dueño a fin de percibir de una vez el capital que así fuera formándose”. Durante su vida laboral en Elciego se le denominaba Administrador de la Bodega del Sr. Marqués de Riscal.

Residió en la Calle Concepción n.º 10 con su familia, estableciendo en los bajos de esta casa la primera oficina comercial de la marca “Marqués de Riscal”.

En Elciego dejó un buen poso de hombre responsable y solidario con los problemas. Al principio de la década de los setenta, son años duros en las cuentas municipales. Se debate la necesidad del cirujano y otros servicios, pero las arcas están vacías por los gastos de la construcción del Puente del Ebro. Pineau prestó a la corporación 3.000 reales para el pago del cirujano.

En 1873, al inicio de la Segunda Guerra Carlista, se constituye en Elciego, junto con el Ayuntamiento, una Junta que tuviera las mismas atribuciones que por las leyes corresponden al anterior en cuanto al orden público o a la administración económica. Jean Pineau participa en esta Junta. En 1874, Pineau fue llevado con otro grupo de personas pudientes de Elciego como rehenes a Peñacerrada. A los pocos días fueron liberados tras pagar un dinero a las tropas carlistas. Durante la contienda son numerosas las ocasiones en que las tropas solicitan víveres, dineros, pan, vino, caballería... Pineau aparece en numerosos listados de personas que han tenido que “aportar” víveres a las tropas.

Años más tarde, cuando se está trabajando infructuosamente por la recuperación del dinero puesto por el Ayuntamiento local para las expropiaciones del trayecto del puente hasta la estación de Cenicero ante la Diputación de Logroño, nombran en 1883 a D. Juan Pineau como persona comisionada para reclamar y gestionar el cobro a la Diputación logroñesa.

Pienau fue el hombre de confianza de Guillermo Hurtado de Amézaga y de su hijo Camilo. Ambos le dan poderes para realizar compras y ventas.

Juan Cadiche Pineau falleció en Elciego el 27 de mayo de 1889, a la edad de 66 años por asfixia bronquial según el facultativo. Reza en la partida de defunción que era “mayordomo del Excmo Sr. Marqués de Riscal” y que vivía” en los extramuros de esta villa, en la bodega de dicho Marqués”. Certificó su defunción civil D. Canuto Balzanzategui, a la razón juez municipal, amigo entrañable de Pineau y persona con la que había compartido experimentos, conversaciones, inversiones, futuro e ilusiones del vino riojanoalavés. Descanse en paz este gran hombre y mago al que tanto le debemos en la evolución del vino riojano. Cementerio de Elciego. Sepultura de la familia Pineau, donde yace Jean Cadiche Pineau. Familia Pineau-Ruiz de Escudero

Carlos Pineau Seguin, el hijo pequeño que acompañó a su padre en sus trabajos en la Rioja Alavesa, matrimonió en 1872 en Elciego con Margarita Ruiz de Escudero Negueruela, hija de un conocido “maestro tonelero” local: Cándido Ruiz de Escudero Navarrete. Del matrimonio nacieron tres hijos: Petronila (1873), Fermín (1875) y Luisa (1879).

Carlos Pineau aprendió de su padre y de los franceses que trabajaban en la tonelería del Marqués de Riscal, el oficio de tonelero. En 1878 le vemos como representante de los toneleros para un reparto de dinero de Diputación para la industria y comercio local.

Más tarde, en 1885 puso su propio taller en una bodega que compró en el barrio de Barrigüelo. Año fatídico para él, ya que fallece su esposa Margarita.

Al poco tiempo, en 1887 fallece Carlos Pineau, a la edad de 38 años, dejando a sus tres hijos al cargo de sus padres.

No pasó mucho tiempo para los tres retoños de la familia Pineau Ruiz de Escudero, volvieran con su abuela a tierras francesas, a donde sus tíos y abuelos. Jean Pineau, muy afanado en sus trabajos de la bodega no podría atenderles y les envió a su tierra natal con intención de trasladarse él posteriormente.

Los nietos de Jean Cadiche Pineau matrimoniaron con familias dedicadas a la vitivinicultura y la tonelería: Petronila Pineau Ruiz Escudero contraerá matrimonio en 1891 con Pierre Brun Chagneau, de profesión tonelero, y precursores de una importante familia de vitivinicultores bordeleses. Luisa Pineau Ruiz Escudero matrimoniará en 1899 con François Prévost Fermín Pineau Ruiz Escudero, se casará con Pétronille Constantin, hija de propietarios. Se dedicó a la tonelería.

Cuadro genealógico de Jean Pineau. :: Jean Pineau, el gran padre del moderno vino riojano (I/II)