386 Zenbakia 2007-03-16 / 2007-03-23

Gaiak

Deustuko argazkiak: Herria

LUZURIAGA, Txema



A través de éste libro, y de uno anterior titulado “Deustuko argazkiak: elizatea”, aporto una colección de 500 fotografías. En el primero fueron 200, hasta la anexión de Deusto el año 1925, y en este segundo con 300 fotos a partir de ese año, marcó más el acento en la vida social, sobre todo en lo que respecta al desarrollo de la cultura euskaldun.

Son del orden de 30 años recogiendo material, haciendo en casa el positivado, haciendo negativos, revelando fotografías en distintos tamaños. Durante este tiempo también he realizado diferentes exposiciones en Deusto, y me he ido haciendo con una amplia base de datos, hasta que llegó un momento en el que me planteé dar a conocer todo este trabajo. De un volumen de unas 2.700 fotos, he querido publicar esas 500. Costrucción de unos pesqueros. Esta actividad marcó la vida de Deusto y de Bilbao.

La mayoría de las fotos son adquiridas a las fototecas, instituciones, museos, etc., mediante compra, pero sobre todo, de particulares, de la gente de Deusto, aportaciones totalmente desinteresadas. En Deusto siempre se ha mantenido la idea fuerte de que es algo más que un barrio. Siempre se ha dicho voy a Bilbao o que Bilbao es el barrio grande de Deusto. Son pequeñas anécdotas que reflejan ese sentimiento existente. Los propios límites han estado muy claros, por debajo la Ría y por arriba el monte. La gente sabía muy bien dónde estaba y eso ha dado pie a que se mantengan unas señas de identidad, y por consiguiente a que se guarde información.

Así pues, este segundo libro parte del año 1925, cuando la Anteiglesia de Deusto empezaba una nueva etapa en su andadura histórica ya que dejó de tener autonomía propia, concretada en el Ayuntamiento gestionado por los cargos políticos del propio pueblo, que dirigían el quehacer diario.

Era 1 de enero de 1925 cuando la Anteiglesia de Deusto pasó a ser Entidad Menor, dependiente de Bilbao, y tanto sus terrenos como sus habitantes pasaron a ser bilbaínos, título que aún hoy en día algunos se resisten a asumir, ya que no renuncian a que Deusto siga siendo Deusto y sus habitantes deustuarras.

En este segundo libro de la colección “Deustuko Argazkiak”, he querido plasmar y recorrer esta etapa ilusionante y prometedora, en época de república, con un Deusto fértil y único para el cultivo agrario por la orografía de su terreno, por un lado protegido del viento norte por el monte Elorriaga y Artxanda y por otro bañado por la ría.

Pero este pueblo de Deusto, iba a empezar a sufrir las consecuencias de haber perdido el control en la toma de decisiones relativas a su futuro, cuya responsabilidad estaba ahora en otras manos tras su anexión no querida a Bilbao. Después de la voladura durante la Guerra Civil.

Y a los acontecimiento de carácter nacional, como la guerra civil, se juntaban las decisiones de índole local, como la construcción del Puente de Deusto, que empieza en el año 32 y concluye en el 36, con su destrucción para impedir el paso de las tropas nacionales; o la construcción del canal de Deusto, una puñalada, porque partió Deusto por la mitad: comienza en el año 50 y termina en el 64, que el paso del tiempo ha demostrado fue una decisión errónea. Última época, ya que durante la Guerra Civil se quemó y destruyó.

Así llegamos al Deusto de la década de los cincuenta y sesenta, época de posguerra, donde la falta de libertades personales, políticas y culturales, más aún con la cultura vasca, se unía a unos intereses ajenos al propio pueblo que llevaron emprender una serie de obras civiles como Torremadariaga, el barrio de San Ignacio y sobre todo el Canal, que iban a hipotecar el posible desarrollo ordenado de la fértil vega que fue Deusto.

Hay un capítulo que he dedicado a los caseríos, son imágenes de diferentes épocas pero están agrupadas en un apartado dedicado a lo que fue parte de su pasado rural, el txakoli, las lecheras, donde estas actividades eran la base de la economía, y de las relaciones sociales en lo que conocimos como Goierri.

Sin embargo el pueblo siguió organizándose en movimientos ciudadanos muy fructuosos que dieron origen a numerosos grupos asociativo que mantuvieron la cultura y la lengua primero en la clandestinidad y tras ella irrumpieron con una gran fuerza, haciendo que Deusto siguiera teniendo su propia idiosincrasia que le diferenciaba de Bilbao. Lo cual fue posible gracias a grupos culturales, de danzas, ikastolas, euskera, etc., que todavía hoy conocemos.

Por el camino, no obstante, quedaron muchas cosas, como recuerdos, caseríos, caserones, palacetes, y por qué no decirlo, fotos que podían haber ilustrado mejor toda esta parte de nuestra vida. Náutica, Goossens, Casa del Cónsul, Lagunetxea y Buena Vista.

Creo, por último, que es un documento histórico. A diferencia del tradicional libro de texto, lo que muestro son fotografías con una escueta explicación y en ese sentido creo que es un libro sobre la historia de Deusto, que puede resultar más visual, más atractivo, especialmente para los más jóvenes. A diferencia del primero, bilingüe, éste se ha publicado sólo en euskara, por esa idea de introducir este tipo de información sobre la historia de Deusto entre los más jóvenes, para que conozcan el pasado de Deusto, que sepan, por ejemplo, que tenia ayuntamiento, que el canal fue algo artificial, que no existía... Pretendo ayudar a conocer más Deusto. Y a los mayores les evocará otros tiempos. Pero esto es lo que hay. Con este libro y con sus trescientas imágenes, pongo fin a este recorrido por la vida de Deusto. Creo que es representativo de nuestra historia más reciente, recogido en estos dos libros, uno dedicado a la Anteiglesia, y otro a su Pueblo. Han sido 500 fotografías que he buscado, tratado y publicado con cariño y con el deseo de que esta parcela de nuestra historia quede cubierta y la podamos disfrutar.