36 Zenbakia 1999-06-04 / 1999-06-11

Gaiak

El mercado de trabajo de la traducción vasca

LÓPEZ DE ARANA, Inaxio

El mercado de trabajo de la traducción vasca El mercado de trabajo de la traducción vasca * Traducción al español del original en euskera Iñaxio López de Arana A quienes no trabajamos en la administración se nos ha preguntado en numerosas ocasiones cómo nos las arreglamos para sacar adelante nuestra vida; es decir, si ganamos lo suficiente como para vivir dignamente teniendo por oficio la traducción y trabajando por nuestra cuenta. Las respuestas, claro está, serán muy variadas, dependiendo del traductor que responda y del modo en que éste organice su trabajo. El propósito de este artículo no es exponer cuál es la actitud que se ha de tomar ante ese tipo de preguntas o qué se ha de responder, sino facilitar unos meros datos a los recién iniciados traductores vascos, a los parados del mundo de la traducción, y a todo aquél que tenga curiosidad, con el objeto de despejar ciertas dudas sobre el mercado de trabajo de la traducción vasca y de hacer algunas puntualizaciones. A través de este artículo quiero igualmente advertiros sobre algún peligro que acecha en el mundo de la traducción, porque en este nuestro oficio se emplean más tretas y artimañas de las necesarias para alcanzar cualquier objetivo. Por desgracia, también en otras profesiones cuecen habas, como dice el proverbio. Así que la traducción no es la oveja negra del mundo laboral. Dicho lo cual, vayamos al grano. Entre los traductores, hay dos grupos generales: Aquéllos que trabajan por su propia cuenta: a) Como traductores autónomos. Sus fuentes de ingresos son los siguientes: Las instituciones. Las editoriales. Las empresas de traducción. Otras empresas privadas (bancos, grandes almacenes, empresas de doblaje,etc.). Los concursos (Literatura Universal, el Premio Euskadi, los premios Jokin Zaitegi y Felix Ugarte). b) Abriendo cada cual su empresa de traducción. Aquéllos que trabajan por cuenta ajena: a) Como trabajadores de la administración. Hay tres vías para trabajar como traductor en la administración: Oposiciones (cada vez menos frecuentes). Bolsas de trabajo (atentos a las ofertas de IVAP). Becas (las de IZO, entre otras). b) Como trabajadores asalariados de empresas de traducción: Trabajando en las instituciones: ¡Andad con CUIDADO, porque los abusos son muy frecuentes! Para cualquiera que se encuentre en esta situación, lo más conveniente es que acuda a EIZIE (Asociación de Traductores, Correctores e Intérpretes Vascos), donde le ofrecerán todos los consejos y ayuda que precise. Más abajo se detalla información al respecto. d) En sociedades o instituciones que trabajan en la actividad cultural vasca: UZEI, ELHUYAR, Labayru, etc. . Cómo cobrar las traducciones: EIZIE propuso lo siguiente en diciembre de 1998 a sus miembros: cobrar como mínimo 7 ptas. por palabra, según el texto de la lengua final, sin tener en cuenta ni los idiomas empleados, ni las características del texto. . Cómo obtener información sobre las ofertas de trabajo: la vía más cómoda es Internet, leyendo, precisamente, la página web de IVAP: . ETTs, también en la traducción vasca. Con la privatización de determinados servicios de la administración, últimamente algunas empresas de traducción se han introducido en las instituciones (como por ejemplo la empresa de traducción GDS, que entró en la Diputación Foral de Álava en junio de 1998 para traducir al euskara el Boletín Oficial del Territorio Histórico de Álava BOTHA), tras conseguir la adjudicación para llevar a cabo trabajos de traducción. El funcionamiento de esas empresas es parecida al de las ETTs (además, las condiciones laborales de los traductores que están trabajando mediante esa subcontratación están sin regularizar; es decir, que no se recogen o regulan en ninguna norma): tan sólo realizan un trabajo intermediario entre las instituciones y los traductores, recibiendo a cambio un dineral a cuenta de los pobres traductores. En esta coyuntura, siempre hay dos beneficiarios: a) Las citadas empresas de traducción: por el mero hechode hacer de puente suelen tener unos hermosos ingresos en ocasiones perciben más del 50% de lo que las instituciones pagan por el trabajo de los traductores. ¡Menuda plusvalía, caramba! . b) Las instituciones: porque no tienen necesidad de convocar oposiciones con lo cual, no hay por qué aumentar el número de funcionarios , porque no tienen un vínculo laboral con esos traductores, porque los convenios suscritos con las empresas de traducción tienen un plazo temporal determinado no son, pues, contratos de por vida . El perjudicado, sin embargo, siempre suele ser el mismo: el traductor; por una parte, porque jamás será funcionario a pesar de trabajar en las instituciones al menos, en tanto en cuanto no supere unas oposiciones , y por otra parte, porque suele tener que soportar las penosas condiciones de trabajo establecidas por estas empresas de trabajo de pacotilla. Por todo ello, estas ETTs de nueva creación están poniendo en cuestión la dignidad laboral de cada vez más traductores. Para restar algo de acritud y añadir un poco de afabilidad a este artículo, conviene reseñar que en la traducción vasca, al igual que lobos, hay también ángeles custodios: he ahí la mencionada asociación EIZIE, trabajando siempre en favor de todos los traductores. Una actividad verdaderamente encomiable. Iñaxio López de Arana Arrieta, Licenciado en Filología Vasca y traductor