236 Zenbakia 2003-12-29 / 2004-01-09

KOSMOpolita

Los primeros años de actividad social

ARRONDO, César

Menu KOSMOPOLITA Aurreko Aleetan Inicio > EM 236 > Kosmopolita -->

2003/12/29

2004/01/09 Los primeros años de actividad social César Arrondo

En enero de 1944, una vez que queda cristalizada la organizaci?n de la Euskal Etxea de La Plata, el centro comienza a dar sus pasos como instituci?n (http://www.euskonews.com/0233zbk/kosmo23301.html).

Recorriendo las actas de la institución de los primeros años, podemos apreciar, cuales fueron las prioridades, y preocupaciones, que estos flamantes directivos tuvieron que resolver en beneficio de los socios de casa de los vascos. En tal sentido podemos señalar que los temas más importantes abordados por los directivos en los primeros años fueron:

1) La elaboración de un reglamento para la Institución.

2) El cumplimiento de las disposiciones jurídicas de Personas Jurídicas.

3) La elaboración de un calendario anual de actividades.

4) La construcción de una "utopía", la casa propia.

La aprobación del Estatuto, se llevará a cabo mediante el decreto 12.715, del 9 de agosto de 1945, y ratificado por el decreto 4002, del 4 de mayo de 1953, a partir de las reformas que se establecen, como por ejemplo la denominación de la ciudad, que ha dejado de llamarse La Plata, para denominarse en adelante ciudad Eva Perón.

Lo importante del Estatuto, es escrutar los dos primeros artículos que denominan y señalan cuales son los principales fines de la Institución, que se transcriben a continuación:

Artículo 1º: El día primero del mes de Enero de mil novecientos cuarenta y cuatro, quedó constituida en la ex ciudad de La Plata, una entidad de carácter civil bajo la denominación de: CENTRO LA CASA DE LOS VASCOS. (EUSKO ETXEA); que fija su domicilio legal en la ciudad de Eva Perón, partido del mismo nombre de la provincia de Buenos Aires.

Artículo 2º: Su duración será ilimitada y constituyen sus propósitos:

a) Cultivar las costumbres y usos de Euskadi, difundir el conocimiento de sus derechos y tradiciones históricas, artísticas, y religiosas, y estrechar lazos indisolubles con la gran familia argentina, y sus sentimientos nacionales y de bien común.

b) Crear una biblioteca, estimulando con preferencia la Literatura Nacional y de carácter Vasco.

c) Estrechar vínculos con las Asociaciones Vascas establecidas dentro y fuera del país.

d) Honrar a próceres y personalidades argentinas y vascas y descendientes de vascos que se hayan distinguido dentro de los fines que demarcan estos Estatutos.

e) Promover el bienestar de la Colectividad Vasca.

f) Proponer a sus asociados un local social donde se desarrollen todas aquellas actividades y costumbres de Euskadi, tratando de que el Centro Vasco sea un hogar común, de franca cordialidad a través de las más variadas diversiones vascas.

Del Estatuto se desprende de que la sociedad que se acaba de constituir se diferencia de las del fines del siglo XIX cuya característica era mutualista, por la necesidad del momento, que ante la gran masa migratoria, estas casas deben atender y dar las primeras ayudas a los recién llegados, que en la mayoría de las veces llegan al país con lo puesto. El Estatuto del Centro Vasco de La Plata, establece que esta institución tendrá como objetivo principal, mantener y difundir la cultura vasca, como así también que sus socios gozarán de los derechos que la norma establece.. En cuanto a su estructura, la nueva institución es lo suficientemente abierta, al admitir cinco categorías de socios: Honorarios, Vitalicios, Activos. Adherentes y Cadetes. La categoría de adherentes es la que establece que estos tendrán los mismos derechos que los socios de las otras, pero carecerán de voto en la asamblea, y no podrán desempeñar cargos directivos. Es a partir de estos presupuestos estatutarios, que mucha gente se acercará a la nueva institución, a participar de las actividades que en ella se desarrollan, cumpliendo cada uno de ellos con lo establecido en el estatuto de acuerdo a la categoría de asociado a la cual pertenecen.1

De esta forma, los vascos, van consiguiendo cumplimentar a partir de las pautas estatuarias, donde como ocurre en todas las demás casa vascas del país, entré los fines principales de la Institución, figura la difusión de la cultura vasca, y el estrechamiento de sólidos vínculos con la sociedad en general.

En cuanto a las actividades llevadas a cabo durante calendario anual, estas se fueron coordinando a medida como se iban organizando, sobre todo algunas fiestas que se comenzaron a conmemorar, y que pasaron a caracterizar la Institución platense, como por ejemplo: la festividad de San Fermín.2

La necesidad imperiosa de contar con un espacio físico donde poder desarrollar adecuadamente las actividades sociales, fue una de las más importantes cuestiones a resolver en los primeros años. En este sentido, la primera sede se logrará en el mes de febrero de 1944, cuando se resolvió alquilar una propiedad, sita en la en la calle 6 Nº 1090 bis, entre las calles 54 y 55 de la ciudad capital.. La suma abonada mensualmente por el alquiler ascendía a $ 80, y el contrato de locación fue firmado por el presidente Don Jesús Torre, y refrendado por el resto de los directivos.3

Con el fin de adecuar el inmueble, se procedió tambien a la compra de muebles, y se procedió a la contratación de un casero, y de un y un bufetero, siendo designado para esta última actividad al Sr. Galarza. La casa fue adecuada de la mejor forma, pintándose en sus vidrios el nombre de "Centro Eusko Etxea". También según consta en las actas de la institución, se llevaron a cabo reparaciones en la puerta de calle, y del salón principal, encargándole a los señores Gregorio y José Arruti, realizar las tareas de carpintería, durante el transcurso de ese mismo año 1944.4

En el mes de junio de 1944, se realiza una convocatoria para la realización de un festival artístico con la participación de números folklóricos y deportivos del Centro Vasco Laurak Bat de Buenos Aires (padrinos del Centro Vasco platense).

Como el local de la calle seis poseía algunas limitaciones de espacio para el desarrollo de las actividades propuestas, entre ellas la falta de una cancha de pelota, los directivos deciden llevar a cabo esta actividad en el Club Everton, allí realizarán las practicas deportivas, y los torneos de pelota a paleta que fueron organizados. Este tipo de incomodidades fueron corrientes, sobre todo cuando se realizaban masivas festividades, para lo cual se debía recurrir a la posibilidad de utilizar las instalaciones de otras instituciones, quienes prestaban o alquilaban las mismas para la ocasión.5

En el mes de octubre de 1944, según lo reflejan las actas, se comienza a discutir la posibilidad de poder comprar una sede propia, y las primeras diligencias estuvieron dirigidas hacia las instituciones bancarias. De estas gestiones, surge la posibilidad de acceder a un préstamo del Banco de la Provincia de Buenos Aires, por el importe total del inmueble elegido, con una tasa de interés del 5,5%, y 10 de amortización trimestral. A este ofrecimiento se sumó el que ofreció el Banco Crédito Provincial, con un interés igual al propuesto por la otra entidad bancaria, pero con la importante diferencia, de que la amortización del capital será voluntaria. Luego de una minuciosa evaluación, los directivos del Centro Vasco deciden aceptar la propuesta del Banco Crédito Provincial.6

Esta decisión será de fundamental importancia para el Centro Vasco, porque el logro de la casa propia, significa de alguna manera la consolidación institucional, ya que tras la compra de la sede, se procedió a la elección de una Comisión Directiva definitiva.

La nueva casa de los vascos se hallaba ubicada en la calle 63 Nº 631, entre las calles 7 y 8, y el costo del inmueble ascendió a $ 28560. Con el fin de ultimar los detalles de la operación se lleva a cabo una reunión de la cual participan miembros de la Comisión Directiva, los vendedores, y el Sr. Erbiti, con el propósito de cubrir los aspectos legales de la transacción. En esta reunión se firmó el boleto de compra venta, y de la misma participaron los señores: Erbiti, Francisco Clúa, Jesús Torre, Pascual Mendinueta, Santiago Sánchez, Ruben Ordoqui, y Enrique Andrada. La compra de la casa será refrendada por la asamblea general convocada para el día 8 de diciembre del mismo año.7

Como una forma de aliviar las finanzas de la Institución, se toma la decisión de buscar inquilinos para la antigua sede de la calle seis, la cual a pesar de haber sido desocupada, queda pendiente el cumplimiento de gran parte del contrato. De allí la idea de conseguir quien pueda acceder en carácter de inquilino hasta cubrir la totalidad del plazo de alquiler estipulado en el contrato. Otra medida tomada por la Comisión Directiva, según consta en las actas del Centro Vasco, es la emisión de un bono "Pro Casa Propia", los cuales serán vendidos entre los socios y simpatizantes de la Casa Vasca. El valor de los mismos será el siguiente:

1) Equivalente a un metro cuadrado: $25

2) Equivalente a dos metros cuadrados: $50

A los efectos de dotar de un marco organizativo a esta iniciativa, se procede a abrir una cuenta especial en el Banco de la Provincia de Buenos Aires.8

El día 8 de abril del año 1945, se llevo a cabo la inauguración de la nueva sede. Para esta oportunidad se organizó un frondoso programa, del cual podemos destacar lo siguiente:

1) Una misa general en la Iglesia San José.

2) Bendición de las instalaciones, cargo del padre Casiano de Goldaraz.

3) Vino de Honor a la concurrencia en general.

4) Partido de pelota vasca.

5) Banquete, que consistió en un asado criollo.

6) Música a cargo de acordeonistas y Txistularis.9

Hay elementos que caracterizan al hombre vasco, y uno de ellos es su espíritu de constante progreso, sumado a esto la necesidad de ir mejorando el servicio a los socios. En tal sentido, fueron pocos los años en que el Centro Vasco tuvo como sede a su segunda casa. Siempre quedaba un tema pendiente, ninguna de las dos sedes poseía una cancha de pelota propia. Ante la iniciativa del Sr. Pedro Osacar, se comienza a evaluar la posibilidad de la compra de una nueva sede para el Centro Vasco, la cual pueda cubrir integralmente las necesidades de los asociados. La mira estuvo puesta en una propiedad de la calles 14 y 54, que cumplía a grandes rasgos con las expectativas antes mencionadas.

Al ir tomado cuerpo la idea, el Sr. Presidente del Centro Vasco, Alejandro Oláis, da el primer paso en concreto, cuando pone en venta la casa de la calle 63, fraccionada en lotes y por un valor de $ 85000.10

Las negociaciones estarán a cargo del Sr. Pedro Osacar, y el religioso fray Casiano de Goldaraz, junto a otros miembros de la Comisión Directiva. Estos se entrevistaron con la dueña del inmueble de la calle 14, la señora Isabel de Carli, para ultimar los detalles de la operatoria. En dicha reunión quedo fijado el valor final de la casa, que ascendió a $ 90.500 m/n, como así también la forma de pago, acordando en diferentes plazos y vencimientos.11

Para hacer frente a los pagos inmediatos, se contó con la colaboración de socios, que desinteresadamente pusieron "el hombro" a este nuevo desafío institucional aportando dinero propio. Entre estos caracterizados vascos, podemos destacar: El Sr. Rioja; El Sr. Cándido Unzurrunzaga, El Sr. Fernando Bengoa; El Sr. Alejandro Oláis; y El Sr. José Bezunartea. Con el propósito de solventar otros gastos, se procedió al remate de la casa anterior, que significó un ingreso para la Institución de $ 39700. Esta operación estuvo a cargo del Sr. Lacay hombre de conocido prestigio del medio local., por su honorabilidad y honradez. También lo socios aportaron los suyo, mediante la compra de una nueva serie de bonos, con cuya venta se pagarían los futuros vencimientos de la compra del inmueble. En tal sentido se emitieron bonos por un valor de $ 50.000 m/n, correspondiendo a los mismos un valor individual de $ 50 y 100 respectivamente.12

Como se señalara con anterioridad, el valor de la casa fue de $ 90500, y la seña de la misma estuvo fijada en $ 10000. Para hacer frente al primer pago, este se hizo efectivo, con los aportes de: Sr. Rioja: $ 5000; Sr. Bezunartea: $ 1000; Sr. Uzunrruzaga $ 2500; Sr. Bengoa: $ 1000; Y Sr. Oláis: $ 500. Además se constituyó una hipoteca en el Banco Hipotecario Nacional.13

En el mes de mayo de 1947 se realizan los trámites ante la señora De Carli con el fin escriturar la propiedad. En ese mismo años se da cuenta mediante un informe de tesorería de una hipoteca a favor de don José Batís, al 7%, por el valor del préstamos hipotecario, de $ 40000, al 7 % de interés amortizable por semestre. La fecha de la compra fue el día 15-diciembre de 1947. Vencido el plazo de 60 días del boleto de compraventa, el cual se firmó el 10 de marzo de 1948, con fecha 21 de marzo de 1949 se da entrada al certificado de dominio el Registro de la Propiedad, siendo devuelto por falta de datos, y reingresado en mayo del mismo año. En el año 1951, se abren nuevas opciones de escrituración, pero esta no será firmada hasta el 26 de abril de 1954.14

Fue el Sr. Jesús Torre, fue el encargado de organizar la fiesta inaugural de la nueva sede de la calle 14 y 58. La misma tuvo lugar el 3 de abril de 1949, para lo cual se elaboró un importante programa de actividades del cual podemos destacar lo siguiente:

1) Una misa, cuyo sermón fue leído en Euskera.

2) Bendición de las Instalaciones.

3) Deportes en la cancha de pelota.

4) Un almuerzo.

5) El Gobierno Vasco en el exilio,. hizo llegar las felicitaciones, por la nueva sede del Centro Vasco.15

Al año siguiente, continuando con esa premisa de progreso constante que ha caracterizado a los vascos platenses, se adquirió la casa contigua, que posee un terreno de 700 m2, por un valor total de $ 56000. De esta manera los vascos de la ciudad capital, terminaron de establecerse, en tan pocos años, llevando adelante una actividad destacada en la difusión de la cultura vasca en los distintos ámbitos de la ciudad. CONSIDERACIONES FINALES

El colectivo vasco - argentino de la ciudad de La Plata, tiene 58 años de existencia, y desde su organización allá por el año 1944, estos, han dado testimonio a través de sus actividades sociales y culturales, de la riqueza de la cultura que sus antepasados vascos, y ellos mismos han introducido y difundido en nuestra Patria Argentina.

La casa definitiva de los vascos de la calle 14 y 58, aún refleja el mismo esplendor de siempre, y es el lugar de referencia de muchos vascos y amigos de los vascos. La vocación de progreso que le imprimieron los fundadores, sigue presente en las actuales autoridades y socios, quienes siempre están pensando en mejorar sus instalaciones.

Hoy las actividades son mucho más numerosas y diversificadas que las que se desarrollaban al comienzo, llegando a vincular a la Institución Vasca con la Universidad Nacional de La Plata, y manteniendo relaciones estrechas y fraternales con la mayoría de las Instituciones de la ciudad.

Los vascos de la ciudad, que mucho tardaron en organizarse institucionalmente, hoy parece que han recuperado el tiempo perdido, al estar presentes en toda manifestación cultural de la ciudad, en igualdad de condiciones que los otros colectividades de la región.

La solidaridad, la nostalgia, la necesidad de mantener la cultura, y las costumbres, y el idioma, fueron el móvil que llevaron a estos euskaldunes a organizarse hacia mitad del siglo XX, llevados de la mano de un prócer: El Padre Capuchino Casiano de Goldaraz.

Hoy las casas vascas van tomando otra dimensión, y buscan en este mundo globalizado, o interrelacionado, un perfil adecuado, que les permita mantener su tradición, y la historia, y poder continuar mostrando a la sociedad en su conjunto, las virtudes de un pueblo como el vasco, que más allá de haber logrado un estándar de vida que se encuentra por encima de la media europea, día a día lucha por mantener su idioma, su identidad, su libertad, y lograr formar parte de los países que han accedido a la posibilidad de ejercer el Derecho de Autodeterminación. En nuestro país la colectividad se encuentra organizada a través de una Federación Nacional (FEVA), que agrupa a unos 90 centros vascos a lo largo y ancho del país que atesoran el sentimiento de un colectivo tan particular, del mismo participa, el Centro Vasco de La Plata, con una importante inserción en la actualidad en el medio social. 1 Estatuto del Centro Vasco de La Plata. 2 Torre, Jesús, Op. Cit.- Entrevista. 3 Actas del Centro Vasco de La Plata 4 Torre, Jesús, Op. Cit, Entrevista. 5 IBIDEM 6 Actas del Centro Vasco de La Plata. 7 Asamblea Extraordinaria, del 8 de diciembre de 1944, Centro Vasco de la cuidad de La Plata. 8 Torre, Jesús, OP. Cit., Entrevista. 9 Programa de inauguración de la Casa de los Vascos, 8 de abril de 1945. 10 Actas del Centro vasco de La Plata. 11 IBIDEM. 12 IBIDEM. 13 IBIDEM 14 IBIDEM 15 Programa de Inauguración de la Casa de los Vascos.